miércoles, 14 de diciembre de 2016

En manos de los chicos Pro

EN UN ESCENARIO COMPLEJO EN LO QUE RESPECTA AL MAL ESTADO DE LA CIUDAD Y LA INMINENTE TEMPORADA LOS FUNCIONARIOS DE YEZA, PARECEN NO ADVERTIR LA DELICADA SITUACIÓN. Y COMO SI FUERA POCO EL DIRECTOR DE SERVICIOS URBANOS SE TOMÓ VACACIONES QUE LE CORRESPONDÍAN EN 2017 EN PLENO NOVIEMBRE. 

Uno de los caballitos de campaña del Pro se basó en el alto sueldo del intendente de entonces y en el exceso de funcionarios (planta política). PinamarInfo ya publicó al respectó y derrumbó el mito sobre un planteo mentiroso. Lo cierto es que el sueldo neto de Yeza es de 145.705,03 (en proporción, es igual a de sus antecesores después de haber gritado a los cuatro vientos que se lo reduciría), sin contar los gastos de representación que van por otro lado y aunque hablen de disminución, lo cierto es que  cuando el Concejo consultó por Comunicación qué pasaba con los gastos de representación se respondió, palabras más, palabras menos, que se reutilizaban en rentes generales. Es decir para los pinamerenses es lo mismo. 

Con la planta política es lo mismo, las secretarias y direcciones están recargadas de funcionarios que poco saben de la administración pública y antes de llegar al año laboral la mayoría se acogió al beneficio de la vacaciones toman sin cumplir el año laboral. Pero el caso del director de Servicios Públicos, Rodrigo Lauzzo, sobrepasó los límites de la ética laboral. El ingeniero ingresó al Municipio por el mes de junio luego que renunciara (o lo renunciaran) al cargo Bruno Nicolini. Las casas, of de record, fueron las desavenencias con la Secretaria de Planeamiento. Lauzzo es ingeniero civil y se le conoce como último trabajo el Estudio Berdichevsky de la ciudad de Buenos Aires. Cómo llegó a Pinamar no se sabe.

Casi todos los funcionarios se fueron de vacaciones y Lauzzo a pesar de su reciente ingreso no fue  la excepción con el bonus track del Decreto 3079/16 que le permitió al funcionario por vía de excepción de quince días de licencia ordinaria correspondiente al 2016 que debería percibir en el 2017, mientras que los otros quince días fueron tomados sin goce de sueldos lo que sumó una licencia de los treinta días del mes de noviembre en plena pre temporada, mientras el escenario urbano pinamarense reluce con calles rotas, basuras por todos lados, falta de iluminaria, asfaltos rotos y una señalización vial pésima.  


Puede resultar anecdótico pero otra peculiaridad vacacional le correspondió al tío de Yeza, Pablo  Bertozzi, que mientras era  derivado de la OMIC a la Dirección de Fiscalización (una de las peores direcciones) se fue de vacaciones a Brasil con el Secretario de Gobierno, Guillermo Beitez.     
En un año especialmente difícil para el gobierno Pro y sobre el cual el año de gestión no solo hizo mella en el desenvolvimiento de los funcionarios de primera, segunda, y tercera línea, sino que quedó a la luz la inexperiencia que se canalizó en soberbia.

Algunos funcionarios fueron despedidos por no inflar los globos amarillos, como denunciaron los propios damnificados, sin tener en cuenta la capacidad.

El equipo de los sueños que prometía Yeza no era tal. Ni bien arrancó la gestión el director de Casa del Adolescente, uno de los hermanos Luciano, debió renunciar por las presiones del cargo y del personal para volver a su puesto en Mc Donald. A este joven y poco después se sumó Candela Cerrone que fue separada de sus funciones sin previo aviso. Lo cierto es que la militancia globera ejerció presión y empezó a exigir los espacios prometidos por Yeza. 

La salida del secretario de Turismo, Alejandro Bienaimé, dos meses antes de la temporada, fue un gran cimbronazo. Según Yeza,  Binaime le había confesado que ya no estaba motivado como al principio y por eso daba un paso al costado. Mientras que fuentes extraoficiales dicen que se retiró con un portazo. 

Los primeros días de diciembre  las renuncias del director de Seguridad, Martín Korin, y el secretario de Prensa, Hugo Sepe, volvieron a poner en el tapete las diferencias que se plantean en el gabinete. El alejamiento de Korin responde a la incompatibilidad de criterios y algunas promesas incumplidas por parte de los funcionarios de alto rango en el área de Seguridad. 

Hoy, el gobierno está en manos Federico Panzieri que dejó Hacienda y Desarrollo Económico desde lo formal y no desde lo práctico, para hacerse cargo de la Jefatura de Gabinete, figura que recataron de la administración de Rafael De Vito y que estuvo a cargo e Rolo Papaterra. Panzieri es como Dios está en todos lados y la mayoría de  las decisiones pasan por él. Será porque el que brilla por su anuncia es Yeza que está más en el barrio porteño de Palermo que Pinamar.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario